Pide información o una cita

¡Decidí ser mamá sin pareja!

solitario

En México cada vez son más las mujeres que toman la decisión de afrontar la aventura de ser madre en solitario, a diferencia de como pasaba hace unos años, acuden a una clínica de reproducción asistida con total normalidad y sin tabúes, ellas están tomando el control sobre su maternidad.

Muchos factores influyen para que las familias monoparentales se estén formando, la aparición de nuevos modelos familiares y valores, el cambio en la idea sobre la familia formada por mamá y papá ya no es la única, vivimos en una sociedad en la que cada vez está más aceptada la diversidad familiar.

Las trabas para la adopción con las que se encuentran las familias monoparentales, tanto a nivel nacional como internacional, favorece que muchas mujeres opten por recurrir a los tratamientos de fertilidad para ser madres en solitario.

¿Qué opciones existen?

Si la decisión ya está tomada, el siguiente paso es elegir cuál de los diferentes tratamientos que pueden ayudar a conseguir el embarazo es el más adecuado. Esto va a depender de diferentes factores, pero uno que se debe tomar mucho en cuenta es la edad de la mujer: menor a 35 años la fertilidad es óptima, en estos casos una buena alternativa para lograr el embarazo es la Inseminación Artificial con semen de donante, una técnica de reproducción asistida en la que se utilizan los espermatozoides de un donante anónimo, pero totalmente seguro ya que se le hacen diversos estudios, tanto al donante, como a la muestra misma de semen.

En este procedimiento lo que se hace es inducir la ovulación de la paciente y llevar un control para determinar el momento exacto en que se debe hacer la inseminación, para colocar la muestra seminal en el interior del útero y así facilitar que el óvulo sea fecundado.

En el caso de pacientes mayores a 35 años o que ven comprometida su fertilidad por diferentes motivos como el ovario poliquístico, la endometriosis, una baja calidad de sus óvulos, etc. , la mejor opción es la Fecundación In Vitro con semen de donante.

El procedimiento consiste en:

Estimulación ovárica

La estimulación ovárica en la Fecundación In Vitro (FIV) consiste en la administración de inyecciones diarias que conseguirán que los ovarios, en vez de producir sólo un ovocito -que es lo que hacen de forma natural cada mes-, produzcan más ovocitos y así se podrá obtener un mayor número de embriones.

El tratamiento se realiza en las clínicas de reproducción de Ivinsemer, su duración es entre 10 y 20 días, en función del protocolo utilizado y la velocidad de respuesta de cada paciente. Durante el proceso se realizan ultrasonidos periódicos (entre 3 y 4) y se determina la presencia de la hormona estradiol en sangre para comprobar que el crecimiento y la evolución de los folículos es el adecuado.

Punción y laboratorio

Cuando se comprueba, por medio de ultrasonido, que los folículos han alcanzado el tamaño adecuado y se considera que ya hay disponibles un número adecuado de ovocitos, se programa la punción folicular alrededor de 36 horas después de la administración de una inyección de la hormona hCG, que induce la maduración ovocitaria de forma similar a como tiene lugar en el ciclo natural.

Fecundación de óvulos

Una vez que obtuvimos los ovocitos mediante la punción folicular y que se cuenta con los espermatozoides, obtenidos por la muestra seminal de donante, se procederá a la inseminación.

Este proceso puede realizarse por la técnica de FIV convencional, la cual consiste en colocar en la placa de cultivo un óvulo rodeado de espermatozoides. Otra técnica muy utilizada es la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides o ICSI por sus siglas en inglés, en esta técnica, con la ayuda de una pipeta, se introduce un espermatozoide en el óvulo.

Cultivo embrionario en el laboratorio

Los embriones resultantes tras la fecundación de los óvulos son observados en el laboratorio día tras día, y son clasificados según su morfología y capacidad de división. Algunos embriones pueden llegar a bloquearse en su desarrollo, y serán descartados al ser considerados como no viables.

Transferencia embrionaria

Consiste en la introducción de los mejores embriones dentro del útero materno con la ayuda de una cánula especialmente diseñada para ello. El procedimiento se lleva a cabo en el quirófano, aunque no se necesita anestesia, ya que es un proceso rápido e indoloro. Después de la transferencia, se informará de la fecha para la realización de la prueba de embarazo. Durante este tiempo, normalmente unos 15 días, se recomienda hacer una vida normal.

Así es como una mujer que ha decidido ser madre en solitario puede lograr su sueño en Ivinsemer, siempre acompañada por el mejor equipo médico.