Pide información o una cita

Nacimiento de bebés libres de VIH

tu_bebe_en_casa_2

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es un importante problema de salud a nivel mundial, aunque hasta la fecha no se ha descubierto cura alguna para esta enfermedad, los grandes avances en investigación y desarrollo de los tratamientos retrovirales para combatirlo han dado grandes resultados.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establecen que entre los años 2000 y 2015 las nuevas infecciones por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) han disminuido en un 35%, y las muertes relacionadas con el sida en un 24%, lo cual significa 7,8 millones de vidas humanas salvadas. La ampliación del tratamiento antirretrovírico a todas las personas con VIH y el aumento de las opciones preventivas podrían ayudar a evitar 21 millones de muertes relacionadas con el sida y 28 millones de nuevas infecciones para 2030.

El terreno de los avances para combatir esta enfermedad también llega a los tratamientos de reproducción asistida y hace posible que parejas serodiscordantes, en las que el hombre está infectado y la mujer no, puedan ser papás y tener un bebé en casa libre del VIH.

El proceso es el “Lavado espermático” el cual consiste en el aislamiento de espermatozoides móviles a partir de muestras de semen infectadas por virus de transmisión sexual, como VIH o el virus de la Hepatitis C. La técnica se divide en varios pasos mediante los cuales se eliminan tanto el plasma seminal como cualquier célula potencialmente infecciosa, obteniéndose únicamente espermatozoides móviles útiles.

Por lo general con este proceso las tasas de embarazo son muy buenas porque no se trata de pacientes con esterilidad. En caso de realizar el lavado de semen el segundo paso es hacer una Fecundación In Vitro, por medio de una Inyección Intracitoplasmática (ICSI).

La técnica de lavado de semen, desarrollada por el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), permitió que el 6 de agosto de 2003 naciera la primera niña sana en Murcia de un padre infectado por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y Hepatitis C. Tras la valoración de su caso, se propuso a la pareja la realización de ICSI con semen propio lavado, consiguiéndose el embarazo en el segundo intento.

El embarazo terminó felizmente el 6 de agosto de 2003 con una cesárea a las 39 semanas de gestación y con el nacimiento de una niña de 3.5 kilos. Tanto la madre como la niña están completamente libres de la infección por VIH.

La investigación y el desarrollo de tratamientos eficaces por parte del Instituto Valenciano de Infertilidad permiten que cada día más personas puedan tener un bebé sano, gracias a la reproducción asistida, en casos tan apremiantes como el ser portador de VIH.