Pide información o una cita

Saber Vivir con endometriosis

image001

La endometriosis es una enfermedad tan dolorosa como desconocida. Afecta a millones de mujeres en todo el mundo. En Norteamérica se habla de seis millones de mujeres que presentan esta condición. Tan solo en México se cree que el 20 % de las mujeres mayores de 25 años la padecen y en mujeres mayores a 35 años alcanza al 30 %.
Su nombre proviene de la palabra endometrio, que es la parte que recubre el interior del útero y que se desprende en cada ciclo por la menstruación.

¿Cómo se produce la endometriosis?

Se produce cuando el endometrio no es expulsado del todo y queda fuera del útero (principalmente adhiriéndose a las trompas y los ovarios). Este tejido sigue reaccionando a los cambios hormonales que se producen en cada ciclo, provocando una hinchazón en los órganos donde se sitúa. Todo este proceso conlleva un sangrado interno, la descomposición del tejido y la inflamación de los órganos afectados, lo que desemboca en fuertes dolores, problemas intestinales, adherencias e infertilidad.

Endometriosis y fertilidad

Tener endometriosis no es sinónimo de ser infértil, pero aproximadamente una tercera parte de las mujeres con endometriosis presentarán problemas de fertilidad.
La endometriosis provoca inflamación e irritación tisular que se repite cada ciclo menstrual. Esta inflamación puede tener varias consecuencias en el ciclo reproductivo de la mujer, como son la interferencia en la maduración del óvulo, la ovulación y la fecundación del óvulo, así como provocar adherencias de tejido en la región de la mucosa de las trompas y superficie de los ovarios.
La endometriosis es crónica, pero si se siguen los cuidados básicos, que a continuación te detallamos, sabrás vivir con endometriosis:

Comer Bien:

La alimentación puede ser clave para que la portadora de endometriosis viva con menos dolor. No se logra la cura de la enfermedad por la alimentación, pero se pueden controlar los síntomas. Una alimentación anti-inflamatoria y libre de productos procesados y azúcares, además de poco gluten puede ayudar a reducir la hinchazón, controlar el peso y disminuir los síntomas de dolor.

Atención Psicológica:

La endometriosis provoca sentimientos de incapacidad, culpa, miedo, angustia e incertidumbre. Es importante tener alguien que te ayude a enfrentar estas emociones. Una mente tranquila y organizada está mejor preparada para vivir con la endometriosis con menos estrés para de esa forma encontrar repuestas más rápido cuando se presentan los problemas. Además, el estrés aumenta la inflamación que provoca la endometriosis, con lo cual ¡el dolor también aumenta!

Dormir Bien:

El sueño es importante para todas las personas, pero especialmente las portadoras de endometriosis necesitan dormir entre 7-8 horas. Este descanso ayuda a sentir menos dolor y también recuperarse del cansancio que muchas veces es parte de los síntomas de esta enfermedad.

Hacer Ejercicio:

No todos los deportes son adecuados para la portadora de endometriosis. Pero algunos seguramente te pueden ayudar a sentirte mejor. Yoga, pilates, caminar y natación son algunos ejemplos. Lo importante es saber que moverse te puede ayudar a tener calidad de vida: aunque a veces es difícil tener ganas de dar este paso, tienes que hacerlo. Un cuerpo sin actividad es un cuerpo más débil.

Saber Parar:

En los días de mucho dolor, es importante hacer una pausa, bañarse con tranquilidad y simplemente estar en reposo. Los tips que te damos para la calidad de vida pueden ayudar para que haya menos días así, pero cuando el cuerpo pide que pares, tienes que escuchar.

Tiempo para Ti:

Hay estudios que dicen que las portadoras de endometriosis suelen preocuparse antes por el universo que por ellas mismas. Puede ser positivo ayudar a amigos, familia y contribuir a reducir los problemas del mundo, pero también es importante tener tiempo para leer un libro, hacer un viaje, ver películas y buscar tu propio equilibrio.

Autoestima:

Yo no tengo culpa de tener una enfermedad crónica. Yo no tengo culpa de no poder tener hijos. Yo no tengo culpa de no poder trabajar como me gustaría. La portadora de endometriosis no tiene culpa y ¡no tiene que culparse! Lo que sí puede y debe hacer es pensar cómo pasar página y pensar positivo. Es posible vivir bien y feliz con endometriosis.

En general, al ser una enfermedad crónica y con capacidad de progresar, es importante que la mujer lo sepa y no demore demasiado su decisión de tener hijos. El factor de la edad toma relevancia en estos casos.
Al poder estar afectada tanto la reserva ovárica como el funcionamiento de las trompas, la forma más eficaz de concebir es mediante la Fecundación In Vitro. La Fecundación In Vitro apareció sobre todo para el tratamiento de esta enfermedad y es uno de los casos en los que se obtienen mejores resultados.